María Patiño estalla contra ‘TardeAR’: el escandaloso espacio que le dieron a «El Yoyas» desde prisión

La polémica está servida tras la decisión de un conocido programa de televisión de dar voz a una figura bastante controvertida. ¿Qué impacto tiene esto en la sociedad y cuál debería ser el papel de los medios?

La tele y los dilemas éticos parecen ir de la mano últimamente. En esta ocasión, ‘TardeAR’ de Telecinco ha decidido compartir unas palabras desde la cárcel de alguien que no ha dejado a nadie indiferente: Carlos Navarro, apodado «El Yoyas». Este giro ha desatado un mar de críticas. Entre ellas, María Patiño, una de las caras conocidas de la televisión, no ha tardado en mostrar su desacuerdo públicamente.

Pues sí, el 1 de julio, la audiencia se quedó bastante sorprendida cuando ‘TardeAR’ soltó la bomba de que tendrían unas declaraciones exclusivas de «El Yoyas», que está entre rejas y ha sido condenado por maltrato. Y la cosa se puso fea cuando, en una carta, este señor acusaba a la madre de sus hijos, lo que obviamente generó un montón de comentarios nada positivos, diciendo que con esto se podía volver a hacer daño a la víctima.

La influencia de la televisión en lo que pensamos y creemos es algo muy real. Cuando un programa da voz a figuras que generan controversia, como ha pasado con «El Yoyas», saltan todas las alarmas sobre qué se debería y qué no se debería mostrar en la pantalla. María Patiño se fue directa a Twitter para decir lo que pensaba, tachando de «telebasura» a lo ocurrido y recordando lo importante que es que los medios no hagan más daño a quienes ya han padecido maltrato.

No solo ella, sino que hay más gente que piensa igual. Usuarios de redes y personas que ven la tele han levantado la voz preguntándose si es correcto lo que algunos programas deciden emitir y qué efecto tiene eso en todos nosotros. Ya antes se había armado lío con otros medios, como El Mundo, que también se llevó lo suyo por hablar con Navarro cuando se le buscaba por todos lados.

Las cosas como son, lo que ha dicho María Patiño y lo que opinan otros es un claro indicador de que cada vez nos preocupamos más por cómo ciertas cosas que salen en la pantalla pueden hacerle la vida más complicada a las víctimas y a qué tipo de debates nos llevan. Es muy importante que los que están detrás de las noticias piensen bien antes de darle micrófono a según quiénes, sobre todo si tienen historial de delitos graves.

Y bueno, lo que nos toca a todos es no creernos todo al pie de la letra y tener un poco de espíritu crítico. Mejor informarse bien y desde diferentes fuentes antes de hacerse una opinión sólida. Las acusaciones y lo que se dice por ahí hay que analizarlas con cuidado y siempre es bueno confirmar que la información sea seria y de fiar.

La encrucijada a la que ‘TardeAR’ se enfrenta con lo de «El Yoyas» y las reacciones que ha causado, como la de María Patiño, nos hacen ver que el buen periodismo y ser responsables es más necesarios que nunca. Hay que pensar en los derechos de quienes han sufrido y en ayudar a que la sociedad sea más considerada y tenga más tino.

Con todo esto del rollo ético del periodismo y de qué deberían o no mostrar en la tele, la poémica que ha montado ‘TardeAR’ al soltar el rollo de Carlos Navarro, el de «El Yoyas», desde la cárcel, tiene a todo el mundo hablando. Lo que dijo María Patiño ha hecho que muchos se pregunten sobre el efecto que tiene darle cobertura a gente que ha sido condenada por cosas tan serias como el maltrato y cómo esa decisión puede seguir haciendo daño a las víctimas.

Tenemos que seguir hablando de estas cosas, siempre con respeto y buscando cómo encontrar el punto medio entre contar lo que pasa y cuidar a los que ya han sufrido demasiado. Y ahora que estamos en esto, nos gustaría saber tu punto de vista:

¿Piensas que los medios tienen que pensar mejor a quién le dan voz, sobre todo si es alguien con historial de crímenes como el maltrato, o crees que la libertad de expresión debería ser lo que más pese?

«La televisión es el espejo donde se refleja la derrota de todo nuestro sistema cultural», reflexionaba el célebre cineasta italiano Federico Fellini. La polémica suscitada por la decisión del programa ‘TardeAR’ de dar voz a Carlos Navarro, conocido como «El Yoyas», desde prisión, nos lleva a preguntarnos sobre la ética y la responsabilidad de los medios en la construcción de la narrativa social. María Patiño, con su firme condena a esta elección editorial, pone el dedo en la llaga de un fenómeno preocupante: la televisión que, en su afán de espectáculo, puede llegar a olvidar el respeto por las víctimas y la dignidad humana.

No se trata solamente de un problema de sensacionalismo, sino de una reflexión más profunda sobre el papel que juegan los medios en la perpetuación de discursos dañinos. Dar voz a un condenado por maltrato, sin contrapesos ni contextos, es una decisión que no solo atenta contra la integridad de las víctimas, sino que además alimenta una cultura de la espectacularización del dolor ajeno. La televisión, y los medios en general, deben ser conscientes de su poder y de su capacidad para moldear la opinión pública, y con ello, su deber de ejercer una influencia positiva en la sociedad.

Es esencial que los medios de comunicación reflexionen sobre su rol como constructores de realidad y se pregunten si realmente están contribuyendo a un debate público sano o si, por el contrario, están cayendo en la trampa de la «telebasura» que Patiño denuncia. La calidad de nuestra democracia y la salud de nuestro tejido social dependen, en gran medida, de la calidad de la información y del entretenimiento que consumimos.

Deja un comentario