Los ingresos de un ingeniero recién graduado en México en 2024 te dejarán sin palabras

La realidad no siempre se ajusta a las expectativas cuando te gradúas de ingeniería en México. Arrancar la carrera profesional con el pie derecho puede ser un camino lleno de obstáculos, y el salario de entrada es una de las principales incógnitas que enfrentan los jóvenes ingenieros.

Para los que se están abriendo camino en el mundo del trabajo, obtener información clara sobre la remuneración puede ser crucial. Basándonos en lo que se comenta por ahí, parece que un ingeniero que empieza en México podría tener un sueldo anual cercano a los 96 mil pesos, traduciéndose en algo así como 8 mil pesos al mes. Este dato viene de una investigación del 2023 realizada por la Universidad del Valle de México (UVM), y pone más o menos el mismo número sobre la mesa para ingenieros de ambos sexos.

Expectativas vs. Realidad: Salarios de Ingenieros en México

Es curioso, pero parece que menos del 5% de esas personas recién salidas de la universidad logran ganar más de 15 mil pesos al mes luego de recibir su diploma. Este dato podría estar gritándonos que entrar al mercado de trabajo no es pan comido. Hay muchos buscando su lugar al sol y no es fácil destacar entre tanto talento fresco.

Y ahí no termina la cosa, porque lo que has hecho antes también pesa. Según la misma fuente, más de la mitad de los graduados, un 50.6%, no han conseguido trabajar de lo suyo, y culpan a la falta de experiencia práctica. Por otro lado, quien sí ha conseguido algo parecido a un trabajo fijo, alrededor de un 39%, opina que lo que les pagan no está tan alejado de lo que esperaban.

El Impacto de la Experiencia en la Carrera de un Ingeniero

No es ningún secreto que tener una buena experiencia laboral puede darte ventajas a la hora de buscar trabajo y claro, en cuanto a cuánto puedes aspirar a ganar. Así se ve el panorama: si acabas de terminar la carrera, puede que tengas que poner manos a la obra para sumar experiencia por tu cuenta, ya sea metiéndote en internados, prácticas o hasta proyectos por tu propia cuenta.

Aunque el sueldo inicial para un ingeniero en México podría rondar los 8 mil pesos mensuales, hay que mantenerse despiertos, explorar todas las posibilidades y, sobre todo, buscar cualquier chance de adquirir experiencia. Al final del día, esto puede hacer toda la diferencia, abriendo puertas hacia mejores puestos y salarios más adelante.

Sabemos bien que pasar de estudiante a profesional puede ser un lío para los ingenieros que recién están despegando, tanto en México como en cualquier parte del planeta. Lo que hemos hablado aquí subraya cuán importante es prepararse para afrontar la dura realidades del mercado y cómo cerrar esa brecha entre lo que te enseñan y lo que el mundo real pide.

También está claro que la experiencia cuenta, y mucho. Además, no se puede ignorar que las habilidades que uno pule en la universidad muchas veces no son las que las empresas andan buscando. Esto nos deja pensando en la posibilidad de que las universidades y las empresas podrían trabajar más de la mano para que los recién egresados estén más listos para lo que les espera.

Ahora bien, tras repasar los retos que tiene un ingeniero fresquito de la Universidad en México para hacerse un hueco en el mercado, me encantaría saber: ¿Qué opinas tú?

«El verdadero viaje de descubrimiento no consiste en buscar nuevos paisajes, sino en tener nuevos ojos», afirmaba el novelista francés Marcel Proust. Esta cita me viene a la mente al reflexionar sobre la situación de los ingenieros recién graduados en México, quienes se enfrentan a un panorama que requiere una mirada distinta, tanto de ellos como de la sociedad que los acoge.

La Encuesta Nacional de Egresados 2023 revela una realidad desalentadora: un ingreso mensual de 8 mil pesos para los ingenieros recién graduados, una cifra que difícilmente se ajusta a las expectativas y necesidades de los jóvenes profesionales. Pero más allá de las cifras, lo que resalta es la falta de oportunidades y la valoración de la experiencia por encima de la formación recién adquirida.

El mercado laboral actual demanda una urgente reevaluación de sus criterios de selección. No es suficiente con formar profesionales altamente cualificados si luego no se les brinda la oportunidad de demostrar su valía. Es imperativo que las empresas desarrollen programas de inserción laboral que no solo sean un trampolín para los recién graduados, sino que también les permitan aportar su visión fresca y conocimientos actualizados.

Mientras tanto, los ingenieros deben mirar con «nuevos ojos» esta etapa de sus carreras, considerando la posibilidad de emprender, de buscar nichos menos explorados o de continuar su formación mientras llega la oportunidad deseada. La adaptabilidad y la reinvención son, hoy más que nunca, herramientas clave en el competitivo mundo laboral.

En definitiva, la sociedad debe reconocer y valorar el potencial de sus jóvenes ingenieros, facilitando su incorporación al mundo laboral. Es una responsabilidad compartida que requiere un cambio de perspectiva, tanto en el ámbito empresarial como en el individual. Solo así podremos asegurar que el talento y la preparación sean realmente recompensados.

Deja un comentario